¿Te sientes solo?

¿Te sientes solo?

En un principio existía la Tierra como una masa inerte flotando en la inmensidad del universo. De entre millones de planetas en nuestra galaxia, esta pequeña esfera con nada en particular fue la única capaz de reunir las condiciones para concebir el más grande milagro. Después de millones de lucha, el huésped sin vida finalmente vio la chispa de la vida. Un ser inanimado dando vida a un nuevo ser—algo impensable, tan sorprendente que los científicos en la época moderna no pueden explicar, y que probablemente jamás puedan.

Me encuentro descalzo en la playa, sintiendo el vaivén de las olas, mirando al inmenso mar azul al cual los científicos atribuyen el milagro de la vida. Lo veo moverse con deseo, con una poderosa voluntad, siempre vivo.

Los humanos vagamos tratando de entender la vida, pero puedo decirte, la vida es fácil de entender… la vida es el mar.

La vida y el mar están en constante movimiento y no podemos cruzarlo sin enfrentarnos a las agitadas olas, y cuando aprendemos a nadar, debemos ser capaces de prevenir la próxima ola y lidiar con ella de la misma manera en que hacemos con los problemas de la vida. Buscar una vida sin problemas sería como buscar un océano sin olas, ¿dónde está el reto ahí?

Nosotros encontraremos muchos depredadores, pero todos somos presa y cazador—aún el más grande tiburón es presa de la diminuta bacteria.

Mientras tratamos de nadar hacia las profundidades de la vida, encontraremos las oscuras, tranquilas, frías y aterradoras aguas donde el océano guarda sus secretos. Podemos permanecer cercanos a la luz, pero nos perderemos los tesoros del conocimiento—la luz y la obscuridad son uno, no podemos tener el todo sin todas sus partes.

Y finalmente, no importa lo que hagas, la vida siempre encontrará su camino. Si el milagro de la vida pasó una vez, sucederá de nuevo. Pero es más importante ser ese milagro.

El océano ha presenciado el levantamiento del hombre, borrando las huellas del camino que hemos andado, arrastrando a la profundidad de sus entrañas la historia de nuestra especie. Millones de personas caminaron esta tierra antes que nosotros y millones lo harán cuando nos hayamos ido.

¿Qué será dicho cuando nos hayamos ido? Ese es el momento cuando la vida toma sentido para nosotros, dentro de nuestra insignificante estadía en este mundo.

M. Ch. Landa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
Copy link
Powered by Social Snap