Las Cartas Para mí Yo del Futuro

Durante mi infancia, escribí cartas pidiendo a Santa y el Niño Dios lo que deseaba recibir para Navidad. Y yo, listaba diligentemente todos los juguetes que me permitirían materializar mi imaginación, y agarrar una pizca de mis sueños: conducir un auto de carreras, pilotear un avión, viajar a través del espacio entero.

Por muchos años pensé—como la mayoría de los niños—que los juguetes eran la cosa más importante que tenía, porque significaban mis sueños.

Conforme crecí, miré a los juguetes y me percaté que no eran los regalos que recibía a cambio de mis cartas, eran las cartas mismas. Cada una de esas cartas dirigidas a mi futuro yo, para la persona que quería ver. Aquella persona que conduciría un auto de fórmula 1 y ganar un Grand Prix, pilotear un jet de combate y colonizar el sistema solar y posteriormente la galaxia.

Sujetando los juguetes en mis manos, me di cuenta que no soy la persona que pensé que sería.

¿Pero era acaso malo?

Y sin tener una respuesta clara, reformulé mi pregunta: ¿Mi joven yo, se sentiría orgulloso de la persona que soy ahora?

A pesar de la larga lista de errores que he cometido y una lista igualmente larga de cosas que no he logrado durante de mi vida, considero que me sentiría orgulloso de tener la disciplina de un piloto de fórmula 1 para lograr mis metas, el coraje de un piloto de avión para navegar a través de mis problemas y tener la capacidad de un astronauta de seguir soñando acerca de llegar a las estrellas.

Tal vez no soy exactamente la persona que soñé que sería, pero está bien.

Ahora estoy más preocupado por no olvidar quien yo era.

El soñador.

El soñador que creía que podía convertirme en la mejor versión de mí mismo.

Esa es la razón porqué, aun cuando ya no creo en Santa o el Niño Jesús, seguiré escribiendo cartas esta Navidad.

Cartas a mi pasado yo, para mantenerme honesto a mi verdadero yo.

Y cartas a mi yo del futuro…

 

M. Ch. Landa

PD. ¡Feliz Navidad a todos!

Descubre más escritos sobre estos temas:

¿Te gustó ésta publicación? ¡Compártela!