Cuenta regresiva hasta el Final

¿Qué pensarías si hubiera una aplicación en tu teléfono que pudiera informarte cuándo vas a morir? ¿La descargarías? Hasta ahora, la habilidad de adivinar el futuro y determinar el momento de nuestra muerte ha sido una habilidad considerada solo por místicos, brujas o charlatanes. Pero ¿y si morir pudiera ser un fenómeno determinado por la ciencia y no por artes oscuras?

Hace un par de semanas, leí la novela Ambos mueren al Final del autor Adam Silvera, una historia de llegada a la madurez en la que la premisa principal del libro es que, en este mundo ficticio, las personas recibirán una notificación telefónica de su muerte inminente en las próximas 24 horas. El autor hace un trabajo espléndido al imaginar cómo un invento como este podría afectar nuestra vida cotidiana en un mundo dominado por las redes sociales. Lamentablemente, el autor solo proporciona “rumores” sobre cómo una empresa de tecnología podría descifrar el futuro en lugar de intentar elaborar una teoría interesante al respecto.

Al hacer esto, el libro se aleja del ámbito de la ciencia ficción y de responder a las problemáticas preguntas planteadas por este tipo de tecnología y, en cambio, se enfoca en cómo los dos personajes principales experimentan el último día de sus vidas. Es común experimentar un cambio de comportamiento para todos aquellos desahuciados que padecen una enfermedad terminal, pero en el libro, se ve desde la perspectiva de jóvenes sanos destinados a una muerte accidental.

Después de terminar el libro, no pude evitar preguntarme si una aplicación pudiera decirnos la fecha precisa de nuestro fallecimiento, ¿cambiaría a la humanidad para bien? Curiosamente, cuando venimos a este mundo, la única certeza que tenemos es que nuestra muerte se avecina en el horizonte de nuestra vida, sin embargo, perdemos la mayor parte de nuestro tiempo haciendo cosas que no nos llenan como seres humanos, tratando de complacer a las personas que no nos importan, preocupándonos por cosas intrascendentes y mundanas, y un sin fin de etcéteras. Tal vez eso es lo que realmente necesitamos, que nuestro teléfono inteligente muestre la cuenta regresiva de nuestra propia muerte cada vez que desbloqueamos la pantalla. ¿Crees que eso te ayudaría a concentrarte en lo que es importante para ti? ¿Para evitar la procrastinación?

El filósofo estoico Séneca escribió: “Estamos muriendo todos los días, y todos los días que hemos vivido hasta ahora ya están en manos de la muerte”. Esta apreciación de nuestro presente, como un pedazo de nosotros entregado a la muerte, es una forma de cambiar nuestra perspectiva y cambiar nuestro comportamiento en cómo decidimos vivir nuestro presente, sin saber realmente si será el último. Esto puede ayudarnos a priorizar lo que es importante para nosotros y evitar preocuparnos por cosas sin sentido.

Quizás este concepto estuvo más presente entre los antiguos ya que pocas metáforas pueden captar mejor la fugacidad de nuestras vidas que un reloj de arena. Como no podemos tener una aplicación en nuestros teléfonos inteligentes que nos diga cuánto tiempo nos queda, tal vez deberíamos reemplazarlo con un reloj de arena. ¿Qué piensas?

M. Ch. Landa

Volver arriba
YOUR LAST DESIRE
Copy link