Bola de Nieve

Miramos las noticias preguntándonos por qué existe tanta violencia en el mundo y nos sentimos ajenos a ese concepto sin saber cómo la violencia puede escalar hasta niveles inhumanos. El problema es que no entendemos como nuestro comportamiento actual está ligado a la violencia. En otras palabras, cuando cometemos una mala obra no podemos percibir el resultado instantáneamente, lo que nos hace cree que no fue tan malo después de todo hasta que nuestra memoria se olvida completamente de ello.

Nosotros transferimos el odio o el júbilo a nuestra familia y amigos en el mismo grado que nuestros padres y la gente no lo transmitió a nosotros. Si tu golpeas a tu hijo, el hará lo mismo con los suyos. SI tú haces sufrir a alguien, esa persona arrojará su sufrimiento a alguien más. Y lo hacemos porque tomamos el papel de víctimas, diciéndonos a nosotros mismos que teníamos el derecho a hacerlo debido a que nosotros éramos inocentes, y es verdad, éramos inocentes hasta que buscamos venganza liberando nuestra violencia en contra de otra alma inocente.

Las buenas o malas acciones que transmitimos pasan de mano en mano hasta que el círculo se cierra, y es en ese momento que recibes lo que diste en un principio con todo e intereses. Algunas personas lo llaman Karma, yo prefiero el más físico e ilustrativo “efecto bola de nieve,” debido a que nosotros nos vemos como lo reyes en la cima del mundo, pero un día iremos de bajada y esa bola de nieve que empujamos desde la cima pasará sobre nosotros con el fría sabor de la venganza.

M. Ch. Landa

Descubre más escritos sobre estos temas:

¿Te gustó ésta publicación? ¡Compártela!