Bob Esponja y los Cuatro Jinetes del Apocalipsis

Mientras Bob Esponja duerme, Gary, su caracol mascota se percata de que su plato de comida está vacío. Entonces se desliza hacia sobre el trampolín y brinca sobre Bob Esponja y lo lame hasta que Bob despierta riéndose.

“¡Gary! Que estás haciendo?” Exclama Bob Esponja.

“Miau,” responde Gary.

“¡Oh por Dios! Tu plato está vacío! No te preocupes, la comida viene en camino más rápido de lo que puedes decir orgánico!” Bob Esponja va rápidamente por la comida.

“Miau?”

“¡Aquí tienes Gary!” Gary olfatea la comida y la rechaza. Él se desliza hasta un hongo verde brillante sobre el suelo, sonríe, y come un poco.

“¡Gary! ¡Debería darte vergüenza! Sé que te alimentas del piso, pero ten modales! Sabes que no debes comer pegotes del suelo! Así que ve y disfruta tu comida saludable!”

“Miau, miau, miau” Gary se ríe de Bob Esponja mientras trata de limpiarla en vano.

“¿Que es esta cosa? Parece que no tiene fin!” Bob Esponja dice frustrado. El timbre suena. “Oh! Compañía!” Se rasca la cabeza y abre la puerta.

“¡Hola Bob Esponja! ¡Ewww!” Dice Patricio y grita.

“¿Hay algo mal Patricio?”

“Bob Esponja ¿qué es eso?” Patricio señala la cabeza de Bob.

“Esto!” Bob Esponja agacha su cabeza para mostrarle a patricio el hongo verde brillante que tiene en su cabeza. “Oh P-P-P-Patricio, ¿qué debo hacer?”

“¡Ráscalo como si el mañana no existiese!”

Está sucediendo nuevamente. Hay nuevos vecinos en el Fondo de Bikini—mucho más inconvenientes que el malhumorado de Godzilla—que amenazan con poner fin a la vida de muchas especies y hacer miserable la existencia de muchas otras. Ellos son conocidos como los Cuatro Jinetes del Apocalipsis: Yodo, Cesio, Estroncio y Plutonio liberados al mar desde Marzo del 2011 en la costa de Japón. Estos cuatro han plagado el entero océano Pacífico. Y ahora el Atolón Bikini en las islas Marshall—hogar de Bob Esponja y Godzilla—se encuentra bajo la maldición de la radiación—de nuevo.

¿Cómo puede ser esto posible?

La gente quiere tener sus árboles navideños brillantes durante todas las vacaciones, la televisión encendida mientras trabajan en sus computadoras, las casas iluminadas aluminadas mientras nadie está en casa y muchas otras comodidades por el estilo cuando nuestra sociedad no ha encontrado formas renovables para satisfacer nuestra civilización sedienta de energía, por lo que tenemos que recurrir a la energía nuclear.

La próxima navidad, Bob Esponja deberá escribir su carta con deseos a TEPCO—responsable de la planta nuclear Fukushima Daiichi—en vez de mandarla a Santa, pidiendo cure el cáncer de tiroides de Patricio o la Leucemia de Calamardo. Estoy seguro de que no cumplirán los deseos de Bob, pero estoy seguro que iluminarán su árbol navideño gratis en compensación.

El extracto incluido corresponde a un episodio Bob Esponja llamado “El Hongo entre nosotros” transmitido el 29 de Septiembre del 2007.

Deseará que la radiación desapareciera justo como pasó al final del episodio. Pero los Cuatro Jinetes permanecerán entre nosotros lo suficiente para ver cancelado el show de Bob Esponja.

Lo suficiente para vernos a nosotros ser cancelados de la transmisión.

M. Ch. Landa

Descubre más escritos sobre estos temas:

¿Te gustó ésta publicación? ¡Compártela!