A un año de publicar mi primera novela

Hace un año, el 15 de octubre, se publicó por fin mi primera novela, Vandella. Después de un viaje de años en desarrollo, fue un gran alivio y un logro personal compartir mi historia con el mundo. La acogida de los lectores que se han atrevido a sumergirse en las páginas de Vandella ha sido sumamente positiva, con una sensación compartida de asombro tras descubrir los giros y vueltas de la historia, hasta el punto de generar una gran sensación de satisfacción, incluso para los ávidos lectores de ficción literaria.

A pesar del éxito lento pero creciente que está teniendo Vandella, ya que se recomienda principalmente de boca en boca, como un bebé que acaba de nacer en el mundo, todavía tiene un largo camino por recorrer. Y yo, como todo padre orgulloso, me enfrento al desafío de guiar los pasos de este infante ansioso por recorrer el mundo. Soy un autor debutante y, como un padre primerizo, todavía estoy aprendiendo cómo hacer las cosas bien con mi ópera prima. La parte más difícil para todos los aspirantes a escritores es desarrollar tu base lectora y, para eso, nuestro trabajo debe abrirse paso entre los millones de obras de ficción que compiten por la atención de los lectores. De hecho, es una tarea abrumadora, no apta para los débiles de corazón. Pero a pesar de tener un escenario desfavorable en cuanto a probabilidades, mi experiencia editorial durante este largo año ha sido tan enriquecedora que solo me hizo redoblar mi compromiso de seguir contando las historias que llevo sepultadas en el alma.

Actualmente estoy editando el tercer borrador de mi próximo manuscrito, la secuela de Vandella, titulada “Resiliencia” que espero pueda ver la luz durante la primera mitad de 2023. Paralelamente, también estoy trabajando en escribir cuentos complementarios que se integrará bajo la marca Vandella: Chronicas, que contará historias paralelas cruciales para comprender los acontecimientos que rodean la trama principal. Esto porque, por el punto de vista utilizado para narrar la novela (primera persona), me imposibilitaba integrar los acontecimientos no presenciados por mi personaje principal, Maia, en la narración. Estoy interesado en explorar canales adicionales para compartir algunas de esas historias cortas, con la intención de ampliar el alcance de mi escritura. Y espero que en un futuro no muy lejano pueda integrar estos cuentos en un par de antologías para ponerlos a su disposición como parte del universo de Vandella.

Como pueden ver, estoy lleno de ideas para el futuro y sigo trabajando arduamente para brindarles a ustedes, mis lectores, la mejor experiencia narrativa, esforzándome por crear las novelas que personalmente me gustaría leer. Debo confesar que ha sido un viaje lleno de baches, constantemente haciendo malabarismos con mi trabajo diario y mis responsabilidades personales. Pero durante mi vida he aprendido que alcanzar nuestros sueños no es realmente un destino, sino un esfuerzo continuo, porque los sueños que no se desvanecen cuando nos despertamos son aquellos que siempre están en proceso. Moldeando nuestras vidas. Convertirse en nuestras vidas.

Estaré compartiendo los detalles de mis proyectos entrantes a medida que nos acerquemos a las fechas de lanzamiento, pero no quería dejar pasar el aniversario del lanzamiento de Vandella sin mirar hacia atrás en las enseñanzas y aprendizajes de la vida del autor y también compartir una breve actualización de mis próximos proyectos contigo.

Gracias a mis lectores, que han apoyado mi carrera como escritor comprando una copia de Vandella. Es su interés en mi escritura lo que me empuja a terminar la próxima entrega de la serie.

Y para mis lectores que aún no han leído Vandella, los invito de todo corazón a descargar el primer capítulo de mi página web suscribiéndose a mi newsletter. Puedo prometerles que el tiempo y el dinero invertidos en el libro valdrán la pena.

Sinceramente,

M. Ch. Landa

Descubre más escritos sobre estos temas:

¿Te gustó ésta publicación? ¡Compártela!