Estrellas

Cada noche me siento en el pasto a contemplar el universo eterno, mirando a la mancha de estrellas que revolotean como mariposas en la primavera. Busco por la pareja más brillante que me recuerde a tus ojos centellantes.

Las horas pasan en la espera del mañana pensando en que si compartimos la misma luna, las mismas estrellas y el mismo cielo, no podemos estar tan lejos el uno del otro. La distancia nunca realmente separa a dos corazones que verdaderamente se anhelan, porque el deseo de mi corazón hace viajar a mimente hasta el fin del mundo para cumplir el sueño de estar a tu lado, imaginando que sujeto tus manos y te pregunto si existe una manera que pueda quedarme en tus brazos aunque sea una noche.

Abro mis ojos y encuentro mis brazos fríos y vacíos y contengo mis lágrimas recordándome a mí mismo que tan afortunado soy de tener alguien tan especial que extrañar. Y se que aún en la vastedad del cielo estrellado te encontraré, porque ninguna otra estrella brilla como tú.

 M. Ch. Landa

Descubre más escritos sobre estos temas:

¿Te gustó ésta publicación? ¡Compártela!